Cómo financiar tus proyectos científicos con CrowdFunding

Aprende a financiar tus proyectos científicos con CrowdFunding

Ya es una realidad, España ha dejado de invertir en I+D. Se ha despido a gente muy cualificada y muchos proyectos científicos que estaban en marcha no se pueden llevar a cabo por falta de financiación. Ahora, los profesionales se ven obligados a buscar nuevas fuentes de recursos para que, en la medida de lo posible, sus investigaciones puedan avanzar. En este artículo verás cómo puedes obtener financiación para tu proyecto mediante el crowdfunding, los sitios web intermediarios más relacionados con la investigación científica, consejos para poner en marcha tu idea y algunas ventajas y desventajas que plantea.

crowdfunding

¿Qué es el CrowdFunding?

El Crowdfunding es un sistema de financiación de iniciativas, ideas o empresas a través de microdonaciones. Los creadores publican un anuncio limitado en el tiempo en una plataforma web. En el, se muestra en que va a consistir el proyecto, qué ofrecerá a cambio de las donaciones y el dinero que se requiere para llevarlo a cabo. Los usuarios, por su parte, donan cantidades variables de dinero desinteresadamente, a cambio pequeños de pequeños obsequios, parte de los futuros beneficios del proyecto o incluso puestos de trabajo.

Existen dos formas de conseguir fondos con crowdfunding: “Todo o nada” o “Todo cuenta”.

En el primero, los cofinanciadores se comprometen a pagar la cantidad establecida si se llega al 100% de los fondos requeridos en el plazo estipulado. Si no es así, no se realiza ningún cargo en sus cuentas y el creador del proyecto no recibe nada. En el segundo, toda aportación, se llegué o no al 100% de lo solicitado, se enviará al creador del proyecto. En ambos casos, la plataforma cobrará una comisión variable del dinero recaudado.

¿Cómo puedo acceder al crowdfunding?

Si pretendes financiar tu proyecto de investigación de esta forma debes saber que hay una gran cantidad de plataformas intermediarias tanto generalistas como especializadas. A continuación te muestro una lista con sitios web que prestan estos servicios. Dada la gran cantidad existente me he limitado a aquellas que pueden ser de interés para el profesional científico o investigador. No dudes en comentar más abajo si conoces alguna más.

Consejos para lanzar tu proyecto científico

Una vez has visitado alguno de los sitios web que he listado llegó la hora de ponerse en marcha. Lo primero que tendrás que hacer será elegir entre todas las plataformas de crowdfounding aquella que se adecue más a la tipología de tu proyecto. Para ello, deberás tener en cuenta la afluencia de visitas a ese sitio web, las posibles comisiones, la atención al cliente y el tipo de financiación posible (recuerda los dos tipos que vimos antes). Por otro lado, necesitarás realizar un plan estratégico antes de lanzarte a la aventura. Esto no quiere decir que este deba ser extremadamente exhaustivo, ten en cuenta que los planes van cambiando y sería una pérdida de tiempo, pero tener una estrategia simple es mejor que no tener ninguna. Además, es recomendable tener desde el inicio un objetivo concreto y calcular muy bien el presupuesto que vas a necesitar. Si este es muy alto y la plataforma es “ Todo o nada” no conseguirás la financiación y si es muy bajo no podrás llevar a cabo el proyecto, hay que ser realista.

El segundo aspecto importante es el marketing. Nadie dará un duro por tu proyecto científico si no se fian de ti, es por ello que debes tratar de ser lo más transparente posible. ¿Cómo? Haz un blog y usa las redes sociales para explicar cómo surgió tu idea, que objetivo tendrá, qué plan tienes para conseguirlo, cómo evoluciona y en qué gastarás cada uno de los euros que te den. Cómo vimos en un anterior artículo, el video puede ser un elemento muy importante a la hora de transmitir tu mensaje.

No hay que olvidar que todo esto no tiene sentido hacerlo si no ofreces algo a estas personas. No solo un obsequio o regalo – que deberás determinar muy bien para cada nivel de donación pues también supondrá un gran gasto para tu proyecto – sino la emoción de estar contribuyendo a una causa original y ejemplar. Para conseguir esto último deberás centrarte en resolver sus problemas, implicarlos en el proceso, resolver sus dudas y generar una comunidad entorno a tu proyecto. Bajo mi punto de vista esto se debe hacer meses antes de lanzar la campaña en una plataforma de crowdfounding. De esta forma, ya sabrás quien es tu público objetivo, tendrás una audiencia mínima que estará predispuesta a invertir en tu idea y conocerás cual es el sitio más adecuado para tu proyecto y “clientes”.

Ya hemos hablado brevemente de estrategia y marketing pero… ¿Qué pasa con el dinero? El crowdfounding es un método de financiación en el que hay que ser muy paciente. Al principio, los beneficios crecen rápidamente por la novedad, porque tus familiares invierten en el… pero poco a poco se va estancando y solo es al final cuando recupera fuerzas.

Da prioridad a las donaciones pequeñas, rara vez alguien dará 200€ de golpe sin saber si la causa que apoya tendrá algún futuro. Debes saber que las dos formas que existen de obtener más inversiones para tu proyecto son o bien aumentar el número de “clientes”, o bien conseguir que los que ya tienes (audiencia mínima) inviertan más en tu idea. Recuerda, cada euro que ingreses debería ser agradecido. Por último y quizás uno de los puntos menos vigilados y más importantes es la fiscalidad. Así es, Hacienda se quedará con parte de lo que obtengas, cuenta con ello antes de lanzar tu plan e investiga cómo y cuánto vas a tener que declarar si consigues la financiación completa.

¿En verdad funciona?

El Crowdfounding ha supuesto un boom para la financiación de empresas, proyectos, ideas… Ha cosechado grandes exitos como Pebble, ARKYD, 3Doodler… pero no está exento de problemas. En ciencia es un terreno poco explorado, muy pocas plataformas se han enfocado en satisfacer las necesidades de este sector (en comparación con el terreno artístico por ejemplo). Además, algunas ideas científicas requieren de gran cantidad de material tecnológico y muchas veces no se llegan a poner en marcha. La gente tiene reticencia a estas cosas, les gusta saber que su dinero llega a buen puerto. De esta forma, yo solo optaría por este tipo de financiación si tu objetivo es plausible y la gente consigue creer en ti como la persona adecuada para llevarlo a cabo. Por otro lado, debemos tener en cuenta que muchas investigaciones teóricas podrían no despertar interés en tus cofinanciadores. Debes hacerles ver que el estudio tendrá un objetivo práctico y que les permita desarrollarse o obtener algún beneficio en su vida. Finalmente y para que las tengas en cuenta, a continuación enunciamos algunas ventajas y desventajas que puede plantear el Crowdfounding.

Ventajas:

  • Sencillez para el que conozca la web 2.0
  • Acceso a gran cantidad de inversores.
  • Te permite generar una comunidad entorno a tu proyecto que esté comprometida con el.
  • Aumenta la credibilidad para que un inversor privado haga una inversión mayor en tu idea
  • Si consigues obtener el 100% de los beneficios sabes que tu idea despierta interés y podrías conseguir mantener la financiación en un futuro.
  • Tienes el control absoluto de tu proyecto, tu serás tu propio jefe.
  • Algunas plataformas deciden apostar por tu proyecto y ayudarte a obtener financiación para tu campaña de crowdfunding.

Desventajas:

  • Coste de tiempo y esfuerzo.
  • Estresante. Hay que ser paciente.
  • Debes tener algunos conocimientos tecnológicos, manejo de redes sociales y marketing.
  • Los costes y objetivos de una idea pueden ser variables en el tiempo.
  • Impuestos e inespecificidad de la futura ley de mecenazgo.
  • Puede no haber un público concreto que este interesado en tu proyecto.
  • Tienes un plazo limitado para conseguir el dinero de ahí la importancia de generar antes una comunidad.
  • A veces es necesario cierto control externo para asegurar que estamos por el buen camino.
  • No todas las tipologías de proyecto se adaptan al Crowdfunding.

¿Hablamos?

En este artículo hemos visto qué es el crowdfounding, cuáles son las principales plataformas de gestión, consejos para que consigas recaudar el dinero necesario para tu proyecto y posibles ventajas e inconvenientes de este sistema. Está claro que antes de recurrir a esta modalidad de financiación sería ideal contar con una subvención pública o privada que facilitase la puesta en marcha de la idea. No obstante, vemos que hay otras herramientas con las que quizás podríamos conseguir fondos si todas las puertas se nos cerrasen de golpe. Ahora me gustaría conocer tu opinión: ¿Crees que el crowdfounding sería útil para conseguir la financiación de investigaciones científicas? ¿Qué inconvenientes le ves? ¿Has usado ya alguna vez este sistema? No olvides suscribirte mas abajo para recibir en tu correo lo mejor de NeoScientia.

>