¿Qué es un póster científico y qué puede hacer por ti?

¿Qué es un póster científico y qué puede hacer por ti?

Al poco de comenzar mis primeros estudios universitarios en 2008 con la Diplomatura en Enfermería en Oviedo (España), comencé a implicarme en todo tipo de actividades relacionadas con la investigación científica.

Llámame freak pero desde que era pequeño me había gustado este campo y ahora que estaba en la universidad, era momento de comenzar a orientarme hacia él (algún día te contaré mi historia en detalle). 

Una de las primeras cosas que hice en el mundo de la investigación fue asistir a un congreso de carácter científico.

Concretamente el VI Congreso Mundial de Bioética que tuvo lugar en 2009 en Gijón (Asturias).

Nuestra profesora de la asignatura de Historia de la Enfermería nos reunió a unos cuantos para que viéramos lo que allí se cocía y comprobáramos cómo se comunicaba, en vivo y en directo, la ciencia entre investigadores.

No te voy a negar que en aquella época, esto me sonaba a chino y de hecho, me sonaba un tanto aburrido pues aún no tenía la experiencia necesaria para valorar correctamente la importancia que tienen estos eventos detrás de un desarrollo científico.

De todas formas, esta experiencia me transmitió un valor relevante en ciencia que es la importancia que tiene primero, dar a conocer tus investigaciones e ideas y segundo, el impacto que puede tener en tu vida profesional crear relaciones con otros científicos.

Volviendo al grano, cuando recién llegamos al lugar del evento, recogimos nuestras acreditaciones y nos encontramos con una situación muy semejante a esta:

¿Qué es un congreso científico?

Lo cierto es que no me esperaba que hubiera tanta gente allí metida.

Nuestra profesora nos explicó que, al contrario de lo que mucha gente piensa, el trabajo de un científico no termina cuando finaliza su investigación y publica los resultados de esta en una revista científica.

Por el contrario, tras realizar su estudio, los científicos deben realizar tareas adicionales para dar conocer sus resultados y compartir de manera activa con otros expertos sus hallazgos.

Y es que si nadie conoce lo que has hecho, da igual lo revolucionario que sea tu trabajo y lo bien elaborado que esté, nada de lo que hayas hecho habrá tenido sentido pues nadie sabrá que existe.

Con el objetivo de facilitar esta promoción de la labor investigadora se crearon los congresos científicos.

Los congresos científicos no son otra cosa que reuniones a las que los científicos e investigadores asisten para compartir con otros expertos sus trabajos.

De esta manera, pueden obtener feedback y debatir ideas, crear lazos profesionales e iniciar colaboraciones, así como estar al tanto de los nuevos avances metodológicos y conseguir recursos para próximas investigaciones.

Tras esta breve explicación de nuestra tutora, dieron comienzo las primeras charlas o comunicaciones orales.

Al parecer, para comunicar sus ideas e investigaciones ante grandes audiencias los científicos hacen uso de dos mecanismos o medios fundamentales: las presentaciones o comunicaciones orales y las comunicaciones escritas o pósters científicos.

¿Qué es una comunicación oral?

comunicación_oral

En cuanto a las primeras, las comunicaciones orales son presentaciones públicas agrupadas en sesiones temáticas de 1 a 2 horas de duración.

En ellas, el público permanece sentado mientras un científico da una charla sobre el proceso de realización de un trabajo de investigación y sus implicaciones.

Cada presentación tiene una duración variable que puede ir desde los 5 minutos por charla hasta cubrir la totalidad de una sesión, es decir una o dos horas.

Generalmente aquellos trabajos o temáticas de mayor relevancia en el contexto del congreso suelen ocupar un mayor tiempo de exposición.

A esas charlas de mayor duración también se las conoce como “ponencias” y suelen ser impartidas por personajes eméritos o profesionales que han desarrollado recientemente un trabajo de gran relevancia.

Tras cada charla y a no ser que haya problemas de tiempo (que generalmente los suele haber), hay una sesión de preguntas y respuestas donde los científicos aprovechan para aclarar dudas y compartir observaciones acerca de la información expuesta.

¿Qué es un póster científico?

Después de tres horas de comunicaciones orales seguidas ya no podíamos más, el "Power Point" nos estaba matando. 

Un par de compañeros y yo salimos a dar una vuelta para descansar alrededor del recinto y decidimos entrar en la sala de los pósters científicos. 

Un pabellón como este:

Un póster científico no es otra cosa que un cartel como los que puedes ver en la imagen.

En estos últimos se explica de manera escrita y visual una investigación científica desde su planteamiento, pasando por los resultados obtenidos, hasta su discusión en relación con otros trabajos desde un punto de vista formal, dado que se consideran, en cierta manera, publicaciones científicas.

Generalmente los pósters científicos ya sean estos impresos o electrónicos se exponen en tableros en grandes salas en sesiones que van de 1 a 2 horas. 

Estas sesiones suelen tener lugar en paralelo a las comunicaciones orales o los descansos de las charlas (como era nuestro caso).

Durante todo ese tiempo, aquellos científicos interesados en la temática abordada en cada sesión, pueden pasearse entre los pósters para conocer más acerca de las investigaciones realizadas y conversar cara a cara con sus autores.

En ocasiones, los científicos deben defender y explicar sus pósters por 5 minutos no solo ante un interlocutor interesado que lo solicite, sino también ante un comité evaluador.

Este comité evaluador y dependiendo del congreso, puede otorgar un premio al mejor póster científico realizando así un reconocimiento público del trabajo.

Cuáles son los beneficios potenciales de realizar una comunicación científica en tu vida profesional

Según ibamos recorriendo esa sala llena de carteles nos íbamos preguntando qué beneficios podía tener todo aquello para un investigador.

¿Hacer un póster científico? ¿Dar una charla sobre un estudio? ¿Para qué?

Lo cierto es que realizar una comunicación oral o un póster científico, puede proveer directa o indirectamente de múltiples beneficios al profesional que lo realice.

Por ejemplo:

Conseguir nuevas ideas para su estudio o preguntas de investigación para próximos trabajos:

Uno de los principales motivos para realizar una comunicación escrita u oral es la posibilidad de compartir de tú a tú opiniones y experiencias con otros profesionales de tu mismo campo. 

Esto facilita muchísimo la generación y contraste de ideas en torno a tu investigación que puedes utilizar para mejorar un estudio que estés realizando, validar líneas de trabajo potenciales, o conseguir nuevas perspectivas que te ayuden a formular innovadores temas y problemas de investigación.

Ganar reconocimientos académicos:

Muchos científicos deciden realizar comunicaciones en congresos no solo por incrementar la visibilidad de su investigación, sino también con el propósito de ganar reconocimientos académicos que les permitan progresar en su carrera laboral.

El ejemplo más básico de estos méritos académicos es un certificado de presentación. En muchas profesiones, como son las sanitarias, realizar tareas de investigación y comunicarlas ante una audiencia científica facilita la obtención de puntos que permiten incrementar la posibilidad de obtener mejores contratos de trabajo o mejorar el salario laboral.

En otro sentido muchos investigadores, sobre todo aquellos que se encuentran en un sector puramente investigador (Universitario o I+D+I), realizan comunicaciones en congresos con el objeto de obtener citas hacia sus trabajos de investigación por parte de otros expertos cuando estos realicen nuevas publicaciones. Con ellas, pueden mejorar su índice H o, en otras palabras, la valoración global de su producción como científicos de cara a la comunidad académica.

Finalmente, mediante las comunicaciones orales u escritas, también es posible conseguir premios a la mejor presentación. Muchos congresos deciden otorgar galardones a aquellas comunicaciones e investigaciones que mejor se ajustan a la temática del congreso, a las que han sido expuestas correctamente y las qué su planteamiento a seguido una buena estructura metodológica. Con estos reconocimientos, muchos científicos pueden mejorar su curriculum para acceder a nuevas subvenciones, financiación y recursos con los que sacar adelante sus proyectos de investigación.

Aumentar su autoridad y exposición profesional:

Realizando comunicaciones escritas u orales, captando el interés de los científicos asistentes al congreso y aportando un alto valor a otros profesionales en sus trabajos, los científicos pueden aumentar radicalmente su visibilidad para posicionarse como expertos de referencia en su campo de investigación.

Con ello y de manera secundaria, son capaces de aumentar las posibilidades de conseguir nuevas colaboraciones con otros profesionales y centros de investigación, el surgimiento de beneficiosas oportunidades y retos laborales, o la exposición y difusión de presentes y futuras publicaciones científicas entre otras muchas cosas.

Generar colaboraciones y nuevas oportunidades profesionales:

Mediante esa visibilidad y reputación adquirida a través de la comunicación de sus trabajos de investigación y con una estrategia de generación de contactos adecuada, muchos científicos son capaces de generar grandes oportunidades profesionales y colaboraciones con otros científicos. 

Por ejemplo, pueden recibir ofertas para realizar estancias en otros centros de investigación, ser invitados a impartir ponencias y charlas como expertos en congresos académicos, conseguir información exclusiva acerca de vacantes profesionales o de recursos de financiación...

Todo esto solo por haber realizado una presentación y haber gestionado correctamente las relaciones con los profesionales que han mostrado interés en ella.

En definitiva, estas son algunas de las conclusiones a las que llegamos acerca de los beneficios potenciales que puede tener realizar una comunicación oral o escrita sobre tu investigación.

Como ves, unos beneficios nada comparables al esfuerzo que supone realizar una comunicación científica que, a día de hoy y con las herramientas que contamos, es mínimo.

Qué ventajas y desventajas tiene un cartel científico respecto a una comunicación oral

Ahora bien, si tanto la modalidad de presentación oral como la escrita permiten obtener todos estos beneficios en mayor o menor medida, ¿Qué opción es mejor? ¿Cuál es más adecuada para presentar tu investigación?

Lo cierto es que, no hay un método mejor que otro per se.

Un medio será mejor o peor que el otro en función de cómo sus características esenciales se ajusten al tipo de audiencia, al contexto, a tus habilidades personales y a los objetivos de comunicación planteados en cada momento.

Al final, lo que se pretende es que la información llegue al resto de científicos de la mejor forma posible y de la manera más ajustada a sus circunstancias.

En el caso que nos ocupa, los pósters científicos cuentan con una serie de ventajas y desventajas si los comparamos con las comunicaciones orales que los harán más o menos aptos dependendiendo de las circunstancias para difundir nuestro trabajo.

Ventajas Pósters vs. Ponencias Orales

Permiten una mayor comprensión de la información.

Mayor permanencia temporal.

No necesitan la presencia del autor para su consulta.

Permiten comunicación bidireccional.

Más sencillos de presentar si no hay experiencia.

Desventajas Pósters vs. Ponencias Orales

Menor exclusividad atencional.

Acceso más incómodo.

Elaboración más compleja y mayor esfuerzo en la selección de contenidos.

Menos valorados.



Ventajas

Mayor facilidad de comprensión y permanencia temporal

En cuanto a las ventajas, en primer lugar, los pósters científicos son mucho más fáciles de comprender que las comunicaciones orales.

Por norma general, la información está muy resumida, esquematizada y se apoya en contenido gráfico que facilita su asimilación incluso en condiciones en las que tu atención está bajo mínimos.

Esto se ve complementado con la mayor permanencia temporal de los contenidos, que pueden ser consultados durante el periodo completo de exposición del póster.

Al contrario, en las comunicaciones orales si se pierde el hilo de la charla será muy difícil de comprender todo lo que sigue, y esto es porque es imposible volver atrás a recuperar la información dada al menos hasta la sección de preguntas.

No necesitan la presencia del autor y permiten una comunicación bidireccional

Por otro lado, los pósters científicos son recursos en los que el mensaje a trasmitir está autocontenido y, por tanto, la presencia del autor, aunque es deseable para aclarar conceptos, no es necesaria para comprender la totalidad de la información expuesta.

Asimismo, los pósters científicos se diferencian de las comunicaciones orales en que permiten una comunicación informal, cercana y bidireccional entre el autor del trabajo de investigación y la audiencia.

Esto facilita la resolución de dudas, el establecimiento de lazos profesionales y colaboraciones, así como una conversación profesional sin miedos al “el qué dirán” o “el miedo a hacer preguntas tontas” que tan presente en una sala de conferencias.

Facilidad para su presentación

Por último, si no tienes experiencia realizando exposiciones de trabajos de investigación en congresos científicos, los pósters son la manera ideal de iniciarse.

Primero, te permiten controlar mejor la situación ya que el 99% del trabajo tiene lugar en tu casa y una vez diseñados dejas poco margen al error.

Si has realizado un buen trabajo previo, a la hora de presentar tu póster tendrás prácticamente la certeza de que tu exposición será si no buena, al menos correcta y te podrás ir siempre con buenas sensaciones.

En segundo lugar, te permiten aliviar la tensión, miedos e incertidumbre que supone presentar oralmente una investigación y responder a dudas ante una gran audiencia en un escenario; más aún, si la charla debe realizarse en otro idioma y no tienes todavía muchas tablas ni experiencia en un campo determinado.

Con los pósters científicos, la comunicación con el público es más cercana y no te expones ante tantas personas a la vez.

De hecho y aunque no lo recomiendo, a veces tu presencia no es siquiera necesaria.

Desventajas

Menor exclusividad atencional

Ahora bien, no todo iban a ser cosas buenas, los pósters científicos también tienen sus desventajas en comparación con la modalidad hablada.

Primero, los pósters consiguen menor exclusividad atencional que las ponencias orales.

Como has podido ver, los carteles se exponen en grandes salas con cientos de ellos en las que las personas van recorriendo sus pasillos leyendo aquellos trabajos que más atraen su atención.

Si no les gusta un trabajo de primeras, pasan al siguiente rápidamente.

Esto hace que muchas investigaciones compitan a la vez por captar y mantener el interés de la audiencia y que numerosos trabajos, sobre todo aquellos que tienen poco material gráfico y una gran cantidad de texto, pasen totalmente desapercibidos muy a pesar de la calidad de su contenido.

Este hecho se ve moderado en una presentación oral, donde la audiencia está en cierta manera presionada socialmente a quedarse durante toda la charla y donde cada trabajo expuesto tiene un espacio dedicado para si mismo sin posibilidad de alternar entre ellos.

Por otro lado, la lectura de los pósters científicos suele realizarse en momentos en los que la atención de la audiencia es más bajo.

Es decir, en periodos entrecharlas, descansos o momentos de aburrimiento, con lo que quedan relegados atencionalmente a un segundo plano respecto a las presentaciones orales.

Incomodidad en la lectura

En segundo lugar, la información expuesta en pósters científicos es más incómoda de leer.

Generalmente, su consulta y lectura se realiza de pie en entornos con muchas distracciones como ruidos, personas hablando del póster delante de él, presión de horarios...

Factores que en conjunto hacen que, si no se toman las medidas adecuadas para facilitar todo lo que se pueda el acceso a la información, los pósters científicos sean mucho más difíciles de consumir que las presentaciones orales.

 Es decir, situaciones en las que una gran audiencia está sentada en butacas, en silencio, sin impedimentos visuales y en las que toda su atención se puede enfocar en comprender el contenido del mensaje.

Elaboración más compleja

Otra desventaja es que los pósters científicos requieren, por lo general, una mayor elaboración si queremos hacer un trabajo que merezca la pena.

No solo requieren seleccionar y filtrar adecuadamente los contenidos a transmitir (ya que como verás, en un póster científico no se puede contar todo), sino que también debes elaborar y ajustar a esos contenidos material gráfico para facilitar su comprensión.

Todo ello de manera que la información textual y visual sea coherente y armónica entre sí y muchas veces, sin tener las suficientes habilidades de diseño gráfico para llevarlo a cabo de manera adecuada.

Eso sí, tal y como te comenté, todo el trabajo que se realice en su preparación va a ser directamente proporcional a sus resultados sin que factores como los nervios o simplemente un mal día alteren demasiado el rendimiento que se pueda conseguir con ellos.

Al contrario en las presentaciones orales, te lo jugarías todo a una carta.

Valoración inferior

Finalmente, hay que decir que por tradición y aunque poco a poco vaya cambiando esta visión, los pósters científicos son generalmente relegados a un segundo plano respecto a las presentaciones orales y se les da un menor valor.

De hecho, si tienes cierta experiencia en el mundo congresil podrás comprobar como muchas veces aquellos trabajos que no se alinean tan directamente con los objetivos del evento son relegados a formato póster como si fueran trabajos de segunda o de menor calidad por problemas de espacio o tiempo.

Esta percepción de que la elaboración es más sencilla y la calidad de los pósters científicos es inferior a la de las ponencias orales no solo está en la mente de los organizadores del evento, también se encuentra en la de los científicos que acuden a los congresos.

Muchas veces ocurre que a última hora los investigadores deciden llevar sus trabajos a un congreso únicamente con tal de obtener un certificado que les ayude a conseguir, de una u otra forma, una promoción profesional.

Por pereza y dado que el tiempo se les echa encima, muchas veces su opción principal de presentación es realizar un póster científico.

En primer lugar, para obviar los nervios a exponerse personalmente, la incertidumbre y la preparación que requiere una presentación oral y, en segundo lugar, por la facilidad que existe hoy en día para hacer uso de plantillas de pósters ya confeccionadas en las que únicamente hay que insertar un texto y algunos gráficos para dar por finalizado el trabajo.

Todo estas prácticas si bien son totalmente legítimas y útiles usadas adecuadamente, en mi opinión, contribuyen a esta degradación de los pósters científicos como medio de comunicación ya que, por lo general, se suelen hacer mal, a prisa y corriendo pero aún así permiten satisfacer los objetivos de los científicos.

Lo que te espera...

presentacion_poster

Personalmente creo que los pósters científicos son un recurso excepcional que bien utilizado y trabajado puede hacerte conseguir resultados asombrosos a la hora de difundir tu investigación.

Asimisimo, considero que sus ventajas están muy por encima de las desventajas existentes respecto a las comunicaciones orales y que estos handicaps, pueden convertirse realmente en aliados si sabes utilizar las técnicas y estrategias adecuadas.

Por ejemplo, puedes aprovecharte de un buen diseño para diferenciar radicalmente tu póster científico de otros trabajos, y aumentar consigo su facultad para captar la atención del público y mejorar la lectura de sus contenidos de una manera que no conseguiría ningún otro cartel. 

De igual manera, con la estrategia y guías adecuadas puedes facilitar enormemente la elaboración de tu póster (incluso a niveles inferiores a los de una comunicación oral), e incrementar hasta límites insospechados la valoración que tu público puede hacer de este tras compararlo con una comunicación oral.

Y es que al final no se trata de evitar estas desventajas, pues por mucho que lo intentes, en mayor o menor medida, seguirán existiendo. 

Para conseguir grandes resultados simplemente tienes que diferenciarte haciéndolo algo mejor que lo que lo hacen otros científicos con sus trabajos.

No necesitas nada más.

Esto es lo que quiero que llegues a conseguir con este mini-curso y mañana, te espera una nueva lección en la que te mostraré cuáles son los principales errores que cometen los científicos en sus comunicaciones escritas y cómo puedes hacer para evitarlos y conseguir que tus pósters científicos sean, de una vez por todas, memorables.

>